La vacuna nonavalente. Virus del Papiloma Humano

 

De un tiempo a esta parte, venimos esperando ver aparecer en el mercado europeo la vacuna nonavalente frente a la infección por VPH (Gardasil 9).

Lo que esta vacuna añade, frente  a la ya existente (Gardasil 4), es la protección frente a otros 5 virus de alto riesgo oncógeno, como son los tipos  31, 33, 45, 52, y 58. La protección frente a los virus de alto riesgo 16 y 18, así como el 6 y 11, responsables de aprox. 90% de las verrugas del adulto, se mantienen en esta nueva opción.

Los siete tipos de VPH de alto riesgo incluidos en Gardasil 9 (16, 18, 31, 33, 45, 52 y 58) causan aproximadamente el 90% de los casos de cáncer de cuello de útero y, aproximadamente, el 80% de las lesiones cervicales de alto grado (lesiones precancerosas identificadas como CIN 2, CIN 3 y AIS) en todo el mundo.

Así, es muy importante poder evaluar esta vacuna, ya comercializada en USA tras su aprobación por la FDA en diciembre de 2014.

A la hora de evaluar las vacunas, podemos hacerlos desde dos ángulos distintos:

  1. Inmunogenicidad, es decir, qué cantidad de anticuerpos va a producir la persona que recibe la vacuna. Esta medida, no tiene porqué influir en su eficacia, aunque sí podría hacerlo en el tiempo que dura la protección de la vacuna.
  2. Eficacia, es decir, qué capacidad tiene esta vacuna de evitar la enfermedad que dice proteger.

Con respecto a la inmunogenicidad, los estudios que manejamos muestran buenos resultados. No sólo produce una buena tasa de anticuerpos, sino que, cuando la comparamos con la vacuna tetravalente, la tasa de anticuerpos frente a los virus comunes, no es inferior.

Con respecto a la eficacia, al estudiar la protección frente a lesiones severas de cérvix, vagina y vulva producidas por los virus 31, 33, 45, 52, y 58, ésta se cifra en un 97%.  Sin embargo, al comparar el número de lesiones severas en el grupo vacunado con Gardasil 4 y con Gardasil 9, se aprecia una cifra similar, lo que nos sugiere que, una paciente vacunada previamente con otro tipo vacunal, NO debe ahora revacunarse con la nueva vacuna.

Manejando estos datos, incorporar al “arsenal vacunal” un arma como ésta, resulta cuando menos, esperanzador.

Grupo Sexukablog

22 Diciembre 2016