Verrugas genitales

condiloma

Las verrugas genitales son la manifestación clínica más frecuente de la infección por VPH, siendo la ITS más prevalente. Lo desarrollarán 1 de cada 15 individuos infectados por el VPH. Afectan a ambos géneros pero su expresión es mayor en mujeres (67%) con un período de incubación entre 3 semanas y 8 meses tras el contacto sexual de riesgo. El riesgo de transmisión después de un contacto sexual con alguna persona afecta de verrugas genitales es alto, de aproximadamente 60-70%.

Los tipos de VPH 6 y 11 causan el 90% de las verrugas genitales. Generalmente está asociados a enfermedades benignas. Estas verrugas son tumores benignos con repercusión importante en la vida psicoafectiva y en la calidad de vida. No siempre su eliminación, tras correcto tratamiento es definitiva (tasa media de recidivas entorno al 20 al 30%) .

La incidencia máxima de las verrugas genitales se da antes de 24 años de edad en mujeres y entre 25 y 29 años de edad entre los hombres.

Atendiendo a que, el tratamiento de las verrugas genitales es complejo, y poco satisfactorio debido a la alta tasa de recidivas, es importante la prevención en este área. Dicha prevención viene de la mano de la información y educación sexual, así como de la única herramienta preventiva conocida, como es la vacunación contra las cepas 6 y 11 del VPH.

La vacunación sistemática ha demostrado gran eficacia en los países en los que se ha implantado. Uno de los casos más claros ha sido el australiano, donde y tras vacunación sistemática a mujeres y hombres desde 2007, se ha apreciado una disminuación de la incidencia de verrugas de aproximadamente un 90% por el mecanismo de “inmunidad de rebaño”.